En Vivo

Roberto Chery era un destacado guardametas uruguayo. Tras su brillante participación con Peñarol, fue convocado para defender a su país en el Sudamericano de 1919. Un tiro libre de Chile sería su última atajada.

La historia del fútbol está plagada de anécdotas, curiosidades y hazañas. Algunas son para enmarcarlas en un cuadro, otras para el olvido y también están las que terminan con un final para nada feliz.

Una de estas últimas fue la protagonizada por el uruguayo Roberto Chery, destacado arquero de Peñarol que por su excelente campaña con el cuadro charrúa fue convocado para defender a su país en el Sudamericano de 1919 realizado en Brasil.

Ese año su selección buscaría lograr el tricampeonato y el plantel tenía entre sus filas a figuras como Isabelino Gradín, Benincasa, Delgado y los hermanos Scarone.

El 17 de mayo, en la cancha de Laranjeiras –viejo estadio de Fluminense en Río de Janeiro-, Uruguay se enfrentaba ante la selección de Chile. En un momento Chery evitó con un gran esfuerzo un gol de Chile tras un tiro de esquina. Aunque desvió el balón, sufrió el estrangulamiento de una hernia.

“La multitud en las tribunas aplaudió la espectacular atajada del meta uruguayo, pero Chery no se podía levantar. Fue retirado del field; más las sombras rondan tras el… una hernia inguinal estrangulada, se decía en principio era el problema”, escribió un diario de la época.

Chery debió ser internado en un hospital de Río de Janiero y falleció 13 días después.

El Campeonato Sudamericano lo ganó Brasil y la Confederación Sudamericana de Fútbol instituyó un trofeo con el nombre de “Roberto Chery” para disputar entre las selecciones de Uruguay y Brasil a beneficio de sus deudos en Montevideo. El partido se llevó a cabo finalmente el 1º de junio de 1919, entre Argentina y Brasil, ya que los jugadores uruguayos no estaban de ánimo para participar de ese encuentro aunque fuera en homenaje al compañero fallecido.

En este partido, la selección brasileña jugó con la camiseta de Peñarol y los argentinos con la celeste en recuerdo a las dos casacas que defendió Chery. El resultado de ese encuentro fue 3 a 3 y el trofeo fue obsequiado a Peñarol.
Roberto Chery pese a su corta trayectoria, fue y es considerado como el mejor arquero hasta el advenimiento del profesionalismo.