En Vivo

Es el insecto con la picadura más dolorosa del mundo y está más cerca de lo que crees

En un índice de dolor de picaduras fue puesta en el primer lugar, según el entomólogo Justin Schmidt.

¿Conoces a la hormiga bala? Posiblemente su nombre no te suene tan familiar, pero el hábitat de este insecto se encuentra en Sudamérica y Centroamérica, así que si no te ha picado, sí que te has librado de ser el blanco del aguijón más doloroso del mundo.

Así lo estipuló el entomólogo Justin Schmidt, quien elaboró un índice del dolor de picaduras, y colocó a la hormiga bala en primer lugar. El experto, además, identificó a la avispa tarántula halcón como la que reparte más veneno, con un nivel de 2,5 miligramos por picadura, y la describe “en esencia no tóxica, simplemente dolorosa”, según reseña BBC.

Pero el peligro no solo se encuentra en tierra. El océano también es fuente de riesgos perpetrados por sus habitantes, como las medusas, de cuyas 2.000 especies, entre 10 y 12 pueden poner en riesgo la vida del ser humano.

Las medusas tienen la capacidad de lanzar proyectiles, con el fin de capturar presas y defenderse, y estas comparten las aguas con los cubozoos. Entre los ejemplares de esa especie está la avispa de mar, que emana púas tóxicas, con un veneno que afecta a músculos y tejidos nerviosos.

También existe la medusa Irukandji, nombre otorgado por indígenas australianos de la costa noreste, donde fue descubierta su picadura. Según la experta Lisa-Ann Gershwin, en comparación con la avispa de mar, los irukandjis son “mucho más potentes gota a gota, pero siempre y cuando el tratamiento médico sea aplicado a tiempo, es menos probable que provoquen la muerte”.

Pero si pretendíamos hablar de monstruos, los escorpiones no pueden pasar desapercibidos. Aunque no todos acarrean una peligro de muerte en sus aguijones, su simple apariencia ya genera recelo.

De acuerdo con Lorenzo Prendini, del Museo de Historia Natural de Estados Unidos, los escorpiones peligrosos pertenecen a la clase denominada Buthidae (bútidos), con presencia en todo el mundo, por lo que “solo unas 20 de las 2.000 especies conocidas representan una amenaza para los humanos”.

Prendini especificó que entre los escorpiones a los que hay que tener más cuidado es al A. australis, que puede tener un tamaño de 10cm de longitud, cuyo veneno guarda toxinas poderosas que atacan el sistema nervioso. Asimismo, este científico explicó que “la mayoría de las muertes por envenenamiento de escorpión ocurre entre niños pequeños, ancianos o enfermos”.

Fotos: Shutterstock.com / Wikipedia

pixel