En Vivo

No tiene corazón pero eso no ha sido freno para que ejercite todos los días

A los 23 años, Andrew Jones fue diagnosticado con una enfermedad al corazón y hasta el día de hoy sigue esperando un trasplante. Sin embargo, esto no lo ha detenido. 

En el año 2012, cuando sólo tenía 23 años, Andrew Jones fue diagnosticado con miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad que afecta los músculos cardiacos, provocando que aumenten y se inflamen, perjudicando el bombero de la sangre hacia todo el cuerpo, que podría causar eventualmente un paro cardiaco.

Debido a este problema, la única posibilidad de salvar su vida era sometiéndose a un trasplante, pero como el corazón nunca apareció, sus médicos decidieron implantarle un dispositivo de asistencia ventricular, que ayuda de manera mecánica el bombeo de la sangre. Este aparato está conectado a una mochila que este joven debe llevar las 24 horas.

A pesar del grave padecimiento, el joven no se rindió ante esta enfermedad y llevó una vida normal, realizando intensas rutinas de ejercicios que sube a su cuenta de Instagram, red social donde tiene más de 36 mil seguidores.

Apelando a su buen sentido de humor, este joven usa frases en sus fotos como “Soy el zombie más apuesto que vas a ver en toda tu vida” o “En la noche conecto el teléfono a la energía y después me conecto a mí mismo”.

Andrew, que es uno de las 120 mil personas que se encuentran en la lista de espera de trasplante de órganos, de acuerdo con la Red Unida por la Donación de Órganos.

Foto: Instagram.

pixel