En Vivo

Descubren en Chile sistema antisísmico de hace más de 400 años

El hallazgo lo hizo una académica de la Universidad de Chile y se encontraría en una de las más emblemáticas construcciones de Santiago.

Chile es uno de los países más sísmico del mundo. Todos quedan impresionados cómo los habitantes de esta tierra se levantan una y otra vez tras un terremoto o tsunami.

También es materia de estudio a nivel mundial la forma en que acá se construye ya que aunque ocurra el terremoto más fuerte, las construcciones, en su mayoría, siguen en pie.

Sobre esto, recientemente se hizo un descubrimiento que explicaría por qué la iglesia de San Francisco, en el centro de Santiago sigue en pie a pesar de soportar múltiples terremotos en los cuatro siglos de vida.

De hecho, es la única construcción colonial que sigue en pie en el país con su estructura original. También es el único edificio que sobrevivió al devastador sismo de 1647, conocido como el “Terremoto Magno” que según los cálculos actuales habría alcanzado una magnitud de en torno a 8, y que arrasó Santiago al punto de que las autoridades de la época se llegaron a plantear un cambio de ubicación de la ciudad.

iglesia san francisco 960

La explicación sería porque esta iglesia contaría con un sistema antisísmico de hace 400 años. Este descubrimiento lo realizó Natalia Jorquera, académica de la facultad de arquitectura de la Universidad de Chile, quien se encuentra realizando su tesis doctoral sobre los riesgos sísmicos de las edificaciones preindustriales.

Lo que descubrió Jorquera es que los muros de la iglesia están construidos sobre unas bolas de piedra situadas en tierra y delimitadas por unos muros laterales.

Además, indica que esta construcción no es típica de los edificios coloniales que dejaron los españoles en América, por lo que sería un indicio de que tendría influencias indígenas.

“Por las crónicas históricas se sabe que la mano de obra utilizada fue indígena picunche, lo que nos lleva a suponer que estas fundaciones fueron ideadas por la población local”, explica Jorquera, que recuerda que cuando se colocó la primera piedra del edificio religioso, en 1572, los españoles llevaban 31 años en Chile y todavía no habían vivido ningún terremoto importante.