Cargando video...

5 consejos para sacar ese rebelde tornillo pasado de rosca

Desde el uso de elementos especializados a una simple banda elástica podrían facilitar la tarea de quitar ese “rebelde” tornillo.

A muchos nos ha pasado que al momento de estar realizando una reparación de algún tipo de mueble por lo menos uno de los tornillos que unen esta estructura tiene una actitud rebelde y se niega a salir de su agujero. En muchas oportunidades esto se convierte en un verdadero dolor de cabeza, ya que esto solo atrasa el trabajo que estamos realizando.

Ante esta negativa situación el portal Instructables elaboró un listado con cinco sabios consejos que ayudarán desde el más capacitado maestro de construcción hasta el improvisado dueño de casa que busca con el mayor esfuerzo arreglar el mueble deteriorado.

Acude a la maquinaria pesada:

En oportunidades al intentar sacar el tornillo con un destornillador la presión es muy grande y nuestra fuerza no es suficiente para lograr sacarlo es necesario pedir ayuda a la tecnología, la maquinaria elegida para este procedimiento es un simple taladro. Para lograr el objetivo debes introducir la cabeza del tornillo en el “portabrocas” y posteriormente activarlo.

De esta manera verás que fácilmente el tornillo saldrá y te evitará altas horas haciendo fuerzas en vano.

Un simple elástico soluciona el problema

2

Cuando el tornillo está muy apretado y no utilizamos el destornillador correcto muchas veces terminamos dañando la muesca, hecho que complica aún más cumplir con el objetivo de quitarlo de la superficie. La solución para esta problemática es simplemente la utilización de una banda elástica, la que debes instalar en la punta de la herramienta.

1

El elástico ayudará a llenar los espacios disponibles tras el deterioro del tornillo, lo que permitirá tener mayor agarre y así cumplir la tarea de sacar ese molesto tornillo.

Un extractor de tornillos es una buena opción

3

En caso de que los métodos anteriores no sirvan para quitar ese “testarudo” tornillo es importante saber asumir la derrota y buscar objetos especializados para esta función. Uno de estos son estos extractores de tornillos, los que tienen un giro contrario al tornillo en cuestión y permite con facilidad quitarlos con el uso de un taladro común.

Si nada funciona puedes pensar en cortar

4

Si quieres ser mas brutal en tu fórmula al momento de quitar un tornillo puedes acudir a una sierra pequeña y hacer un corte lineal en la muesca del cabezal del tornillo. Tras realizar esta acción deberás utilizar un destornillador de “paleta” y verás cómo se facilita la tarea.

Una broca en caso de que nada funcione

5

Otro de los productos disponibles en el mercado para este tipo de procedimientos es un tipo de brocas que permiten realizar un agujero alrededor del “tornillo de la discordia”. Tras remover por completo parte de la superficie donde se encuentra este elemento, pero este considéralo como una de las últimas opciones, ya que un agujero quedará en la tabla o mueble que estás reparando.

¿Qué te pareció esta información? Cuéntanos en los comentarios.

Fotos: Shutterstock / Instructables / Captura de Youtube

pixel