En Vivo

Debe ser uno de los mayores traumas de la infancia, pero esta profesional de la salud sabe cómo solucionarlo.

Las inyecciones deben ser uno de los mayores temores de la infancia y pueden convertirse en un verdadero trauma. Sacarse sangre o someterse a una vacuna son situaciones con las que ningún niño quiere lidiar, pero que lamentablemente son necesarias e incluso obligatorias.

Por suerte, hay profesionales de la salud que saben bien cómo tranquilizar a sus pacientes infantiles. Ese es el caso de esta enfermera que se ha hecho viral después de mostrar el maravilloso truco con el que puso una inyección a un niño sin que éste se asustara.

En la grabación, hecha por uno de los adultos que acompañaba al niño, podemos ver al pequeño sentado sobre una camilla y a la enfermera dispuesta a realizarle las pruebas médicas que le tocan, todas ellas con agujas de por medio.

Primero le realiza unos pequeños pinchazos en los dedos y el niño se queda sorprendido al darse cuenta de que no le ha dolido. “No he llorado”, dice con toda su emoción a la cámara mientras abre los ojos, feliz de haber resistido como un campeón.

Luego podemos ver a la enfermera prepararse para el gran momento en que el pinchazo que viene será más doloroso que los anteriores. Por eso tiene un as en la manga: un truco que consigue calmar al pequeño y que no llore después de recibir la inyección.

“Abrázame con fuerza y muéstrame tus músculos”, le dice ella con total tranquilidad y con una voz muy cariñosa. El niño sigue sus indicaciones, confiando en que la mujer no le hará daño, y consigue sobrellevar el mal rato como todo un valiente.

Foto: Captura de YouTube.

pixel