En Vivo

La mujer sobrepasó el límite de velocidad y la policía comenzó su persecución. Ahora enfrenta ocho cargos y deberá pagar una fianza de 5 mil dólares.

Los rutinarios controles policiales en la carretera pueden ser tediosos. La pérdida de tiempo, es uno de los factores que aburren a los conductores, pero sirven para prevenir accidentes.

Pero cuando cometes una infracción, una patrulla en el camino quiere cursarte una infracción y no te detienes, pueden pasar cosas como lo que le ocurrió a esta mujer en Kentucky, Estados Unidos.

Connie Lynn Allen pasó a 148 km/h cruzando el carril de emergencia para adelantar por lo que de inmediato los agentes iniciaron una persecución, cuenta Lexington Herald-Leader.

La mujer de 52 años se negó a detener el vehículo e inició una loca carrera, a pesar de los pedidos de los uniformados de que no continuara conduciendo. Lynn Allen incluso llegó a alcanzar los 200 km/h escapando de la Policía Estatal de Kentucky.

Tras varios minutos, la mujer detuvo el auto, y un oficial la apuntó con un arma para que bajara del vehículo, pero se negó. Tuvieron que quebrar una de las ventanas para sacarla.

Allen le dijo a los policías que iba a buscar al niño Jesús y que era madre María, según la policía. También dijo que había muerto hace seis años y que sabía que la policía estaba detrás de ella, pero que tenía la autorización de Dios para conducir de la manera que lo hizo.

Ahora está acusada de ocho cargos, entre los que están fuga, conducción temeraria y poner en peligro la vida de un oficial de policía. La mujer está detenida a la espera del pago de una fianza de 5.000 dólares.

Fotos: Centro de detención del condado de Hardin / Wikipedia

pixel