En Vivo

Científicos de Pensilvania han descifrado el misterio.

Todos nos hemos preguntado alguna vez por qué en ciertas zonas como la cabeza tenemos abundante pelo y en otras zonas como la palma de las manos o de los pies carecemos de él. Los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania investigaron por años esta “rareza” del cuerpo y aseguran haber encontrado una respuesta.

El experimento consistió en analizar las patas de un ratón que, al igual que en los humanos, no tiene pelos, y compararla con otros animales que sí lo tienen.

La investigación, publicada en la revista Cell Reports, arrojó que la responsable del crecimiento de pelo en determinadas zonas es un tipo especial de proteína. Se trata de la molécula Dickkopf 2 (DKK2), que bloquea las llamadas “vías de señalización WNT”, unos canales celulares que, entre otras cosas, se encargan de desencadenar el crecimiento piloso. “Sabemos que la señalización WNT es fundamental para el desarrollo de los folículos pilosos; bloquearla causa una piel sin pelo y activarla provoca la formación de más cabello”, indicaron los científicos, según informa El Diario.

Otra pregunta que lograron resolver es por qué a algunos animales les crece pelaje en todo el cuerpo y a otros, como nosotros, no. El estudio indica que se trataría de una adaptación evolutiva de algunos animales para sobrevivir mejor a sus entornos.

Así, por ejemplo, una mano sin pelos serviría más para sostener instrumentos o para otras tareas, mientras la ausencia de vellosidad en la planta de los pies ayudaría a caminar mejor. En climas fríos, en cambio, sería mejor si están recubiertas, como pasa en el caso de los osos polares.

Los científicos esperan que estos hallazgos puedan ser utilizados en tratamientos de pérdida de cabello o contra quemaduras.

Fotos: Shutterstock.

pixel