En Vivo

Puede sonar macabro pero es algo que ocurre con frecuencia en el país oriental.

Lo humanitario es que si una persona atropella a un peatón es ayudarla y hacer todo lo posible para remediar el daño. Hay algunos que por miedo u otras razones deciden huir del lugar. Pero una cosa es arrancar y otra muy distinta es rematar a la persona en la calle para asegurarse que está muerta.

Aunque suene descabellado y macabro, es algo que ocurre con frecuencia en China y tiene una triste razón: económica y penal.

Esto porque atropellar a una persona hasta matarla sale más barato que dejarla con vida. Esto porque un atropello con víctima mortal es relativamente bajo en comparación con el que ha de pagarse en caso de que sobreviva, y que equivale a sus cuidados médicos durante el resto de su vida.

Atropellara a una persona producto de un atropello puede costar entre 30.000 y 50.000 dólares. En cambio, un vivo puede alcanzar los cientos de miles de dólares, como ocurrió con un hombre atropellado que recibió 400.000 dólares a lo largo de 23 años.

Además, respecto al tema penal, si la persona muere, es mucho más sencillo para el resonsable del atropello salir libre de todo incluso en el caso de que haya testigos. Esto porque es relativamente sencillo sobornar a la policía o contratar a un buen abogado.

Sigue leyendo la nota acá.

Foto: shutterstock.com