En Vivo

La historia de la marca de lencería más exitosa del mundo tiene un lado desconocido por muchos.

En algún minuto durante los ’70, un hombre llamado Roy Raymond, entró en una tienda para comprarle a su esposa lencería. Lo que encontró en el lugar fueron motivos florales, poco atractivos vestidos que se posicionaban tristemente bajo una luz fluorescente. A esto agregarle la mirada fija de la vendedora que lo hizo sentir como un pervertido solo por haber entrado al lugar. La experiencia fue sin duda horrible.

Sin embargo, la experiencia fue provechosa, puesto que encendió una maravillosa idea en la cabeza de Raymond. Luego de darse cuenta que sus amigos se sentían igual cuando compraban lencería para sus esposas, vio la oportunidad de establecer un mercado que no existía. Planeaba construir una tienda de lencería donde los hombres se sintieran plenamente cómodos.

victorias-secret-1 960

Raymond se imaginó un interior con un aire Victoriano. Fue por el nombre “Victoria” para evocar el tipo de respetabilidad asociado a la era Victoriana. Y para hacerlo más literal Victoria’s “Secrets” porque se “ocultan debajo”.

Con 80 mil dólares y con todas las ganas, Raymond y su esposa arrendaron un pequeño local en un mall de Palo Alto en California, y abrieron un tienda de lencería.

Y así fue como Victoria’s Secret nació.

victorias-secret-logo

Victoria’s Secret revolucionó el modo en que la gente pensaba sobre la lencería en aquella época, para la mayoría de las mujeres, la lencería estaba reservada solo para ocasiones especiales; aniversarios, lunas de miel, ya te lo imaginarás. La ropa interior no era sobre diversión. Era creada pensando en su funcionalidad, durabilidad.

La idea de Raymond cambió todo eso, las ventas no dejaban de subir y el negocio estaba floreciendo. El catalogo, en el que aparecían mujeres sensuales modelando lencería de seda y encaje, puede haber sido el responsable de este boom, haciendo posible alcanzar clientes de todo el país. Durante los primeros 5 años, Victoria’s Secret abrió 5 locales más en San Francisco. Para 1982, la compañía de Raymond estaba ganando 4 millones de dólares por año.

Pincha acá para leer la nota completa.