En Vivo

Aunque reaccionan más lento, las plantas también tendrían su propio sistema de olfato, incluso captarían más moléculas del olor que los humanos y otros animales.

Aunque no tienen nariz ni sistema olfativo, las plantas tienen su propio mecanismo para captar aromas, incluso logran procesar más aromas que nosotros u otros animales. Así lo afirma el profesor Kazushige Touhara, líder del equipo de la Universidad de Tokyo, quienes realizaron la investigación de este fenómeno.

En el estudio, los expertos expusieron células de tabaco y plantas de tabaco de 4 semanas de edad a diferentes compuestos orgánicos volátiles, esenciales para muchas estrategias de supervivencia de las plantas, como atraer aves y abejas, disuadir a las plagas y reaccionar a enfermedades en plantas cercana. Descubrieron que las moléculas de olor cambian la expresión génica al unirse a otras moléculas llamadas co-represores transcripcionales que pueden activar o desactivar los genes.

En las plantas, las moléculas de olor deben moverse hacia la célula y acumularse antes de que afecten el comportamiento de la planta. En los animales, las moléculas de olor son reconocidas por receptores en el exterior de las células en la nariz e inmediatamente activan una vía de señalización para reconocer el olor y cambiar el comportamiento.

“Las plantas no pueden huir, por lo que, por supuesto, reaccionan a los olores más lentamente que los animales. Si las plantas pueden prepararse para el cambio ambiental en el mismo día, probablemente sea lo suficientemente rápido para ellas”, dijo Touhara.

El descubrimiento podría influir en la calidad o carácter de los cultivos, ya que los agricultores podrían rociar sus campos con un olor asociado al comportamiento que se desea en la planta, y así se evitaría el uso de pesticidas o la modificación de los genes.

Ahora, si bien las plantas son bastante lentas en reaccionar a los olores en comparación con los humanos, sí tienen otras ventajas, y es que pueden reconocer una variedad mucho mayor de moléculas de olor.

“Los humanos tienen alrededor de 400 receptores de olor. Los elefantes tienen aproximadamente 2,000, el mayor número en animales. Pero según la cantidad de genes de transcripción en las plantas, las plantas pueden detectar muchos más olores que los animales”, dijo Touhara.

Este descubrimiento podría influir en la calidad o carácter de los cultivos, ya que los agricultores podrían rociar sus campos con un olor asociado al comportamiento que se desea en la planta, y así se evitaría el uso de pesticidas o la modificación de los genes. 

“Todas las criaturas se comunican con el olor. Hasta ahora, nuestro laboratorio ha estudiado la comunicación dentro de las especies: insecto a insecto, ratón a ratón, humano a humano. Esta comprensión de cómo las plantas se comunican usando el olor abrirá oportunidades para estudiar la comunicación ‘olfativa’ entre Todas las criaturas “, dijo Touhara.

pixel